¿Cómo sé si mi perro se ha muerto?

¿Cómo sé si mi perro se ha muerto?

¿Cómo sé si mi perro se ha muerto?

¿Cómo sé si mi perro se ha muerto? En muchas ocasiones, ante esta dramática situación, hay personas que no saben con certeza si su perro aún sigue con vida o se ha muerto.

¿Cómo sé si mi perro se ha muerto? La muerte de nuestros queridos compañeros siempre supone una situación dramática. En ocasiones nos encontramos con que, durante la noche, nuestro perro se ha muerto y ya lo encontramos por la mañana frío y con la rigidez típica de esa situación.

En otras ocasiones la muerte de nuestro perro puede presentarse de forma repentina o, por ejemplo, debida a un accidente como un atropello o la caída desde gran altura. Es sobre todo en estas ocasiones cuando más dudas surgen a muchos propietarios pues no saben si el perro puede estar inconsciente o, ciertamente, ha muerto debido al accidente.

Sé que no es fácil tener la mente fría en esos momentos, sobre todo si hay niños delante, y actuar de forma rápida. Lo ideal sería tener un fonendoscopio y auscultar los latidos cardiacos. Si no lo tenemos, que es lo más habitual, debemos fijarnos en si existen movimientos respiratorios y si en la zona del corazón se pueden apreciar los latidos ( se aprecia mejor en el lado izquierdo del tórax a la altura de donde el codo toca con las costillas cuando flexionamos la extremidad de ese lado.

Se puede hacer como en las películas, eso de poner un espejo en la zona nasal del perro para ver si se empaña, lo que indica que está respirando aunque sea de forma muy ténue, o también poner una pluma y ver si se mueve, lo que indica flujo de aire y respiración por parte del perro. Lo que ocurre es que no es lo más indicado ponerte a buscar un espejo o una pluma cuando te encuentras en esa situación.

También podemos ver si existen reflejos oculares, tanto de la pupila como de los párpados. Cuando existen reflejos, aunque pueden estar disminuidos o alterados en casos de traumatismos severos, es indicativo de un estado de inconsciencia. Si las pupilas permanecen dilatadas y no responden cuando las iluminamos con un haz de luz ( por ejemplo la linterna del móvil) y podemos tocar, cuidadosamente, la córnea del ojo ( la parte externa del ojo que es transparente) y no hay reflejo de cerrar el ojo, casi con seguridad podemos certificar que el perro está muerto.

Si hemos presenciado la muerte del perro y vemos que no hay latido ni respiración podemos intentar realizar una RCP (reanimación cardiopulmonar) de la manera que indicamos en el vídeo dedicado a esta técnica. Debo volver a recordar que esta técnica debemos tenerla aprendida ANTES de que se nos presente una urgencia pues es vital ponerla en marcha lo antes posible si queremos tener alguna pequeña posibilidad de conseguir reanimar a nuestro perro.

También es el momento de poner en práctica la realización de un torniquete si hay alguna herida que sangra abundantemente y no se puede controlar por medio de compresión.

Tanto la RCP como el control de las hemorragias es algo que hacemos mientras contactamos con nuestro veterinario o nos dirigimos a una clínica de urgencias. No olvidemos que estamos ante una situación de urgencia vital y que no podemos perder ni un segundo.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario