¿Cómo saber si un gato está enfermo?

¿Cómo saber si un gato está enfermo?

¿Cómo saber si un gato está enfermo?

¿Cómo saber si un gato está enfermo? Existen una serie de síntomas que pueden alertarnos de que nuestro gato padece alguna enfermedad.

¿Cómo saber si un gato está enfermo? Los gatos son animales que “disimulan” cuando no se encuentran bien. Los gatos se comportan como si no les pasara nada (por su instinto de supervivencia) hasta que llega un momento en el que se agotan sus reservas y es cuando empiezan a mostrar síntomas de enfermedad.

Esto suele ocurrir en enfermedades de tipo crónico. En ocasiones, ante un cuadro de fiebre es más fácil poder apreciar que le ocurre algo pues veremos a nuestro gato más apático, sin ganas de comer y, en muchas ocasiones, lo notaremos caliente al tacto.

Pero como decía más arriba, cuando se trata de enfermedades de tipo crónico y con síntomas poco aparentes, al menos al principio, puede que no nos demos cuenta de que nuestro gato está padeciendo alguna enfermedad, en muchas ocasiones grave, y que estemos perdiendo un tiempo precioso para diagnosticarla y poner tratamiento cuanto antes.

A continuación vamos a poner una serie de ejemplos de síntomas que podemos notar en nuestros gatos y que pueden corresponderse con distintas enfermedades. Hay muchos ejemplos, pero sólo pondremos unos cuantos que son bastante representativos de esto que comentamos.

¿Nuestro gato vomita con frecuencia? Puede indicarnos que hay procesos inflamatorios del estómago, cuerpos extraños en digestivo, enfermedades endocrinas como hipertiroidismo, enfermedad renal, neoplasias en digestivo u otras localizaciones, etc.

Nuestro gato come menos? Puede indicar problemas digestivos, endocrinos, problemas en la boca, neoplasias, cuadros dolorosos, etc.

¿Nuestro gato come más? Esto puede presentarse en problemas endocrinos como la diabetes, hipertiroidismo, etc.

¿Nuestro gato pierde peso? En estos casos podemos sospechar de problemas digestivos, problemas en la boca, hipertiroidismo, diabetes mellitus, procesos neoplásicos, enfermedad renal, etc.

¿Nuestro gato bebe Más e lo habitual? Puede esto hacernos pensar en enfermedades como la diabetes mellitus, problemas hepáticos, renales, hiperiroidismo, etc.

¿Nuestro gato orina más cantidad o más frecuentemente? Habrá que sospechar de los mismos procesos que en el apartado anterior pues suelen ir conjuntamente.

¿Nuestro gato se mueve menos o parece débil? Podemos estar tratando con un gato con problemas de dolor (por ejemplo en cuadros de artritis), gatos con anemia severa, cuadros infecciosos, neoplasias, etc.

¿Nuestro gato está estreñido? En estos casos puede deberse el problema a la presencia de cuerpo extraño intestinal, dolor en la zona anal como en afecciones de sacos anales, megacolon, etc.

¿Nuestro gato tiene diarrea? La presencia de heces blandas o más frecuentes pueden indicar problemas digestivos por intolerancia, alergia alimentaria, neoplasia, enfermedad inflamatoria, hipertiroidismo, enfermedad renal, enfermedad pancreática, etc.

¿Nuestro gato está hiperactivo? En estas ocasiones podemos sospechar, sobre todo si son gatos viejos, en enfermedades como el hipertiroidismo.

¿Nuestro gato juega menos? No hay que pensar siempre que son cosas de la edad, sobre todo si esto ocurre en gatos mayores. Puede ser síntoma de enfermedades que cursen con dolor o debilitantes ( artrosis, anemia, virosis, etc.).

¿Nuestro gato tiene mal aspecto del pelaje? Los gatos se acicalan y muestran el pelo limpio y suave. Cuando aparece desgreñado suele ser por diversos motivos. Podemos citar uno al que la gente no suele darle importancia y la tiene, y mucho. La obesidad. El gato obeso no puede materialmente acicalarse pues su envergadura se lo impide. Pero recordemos que la obesidad lleva a otros problemas como enfermedades articulares, cardiopatías, diabetes mellitus, etc. En otras enfermedades, muy diversas, el gato también deja de acicalarse ( problemas en la boca, dolor en la columna, etc.).

¿Nuestro gato está más irritable? Puede ser que nuestro gato esté padeciendo un cuadro de ansiedad, o que haya dolor en alguna zona corporal, etc.

¿Nuestro gato cierra mucho los ojos como si le dolieran? Hay en estas ocasiones que pensar en problemas oculares (infecciones, úlceras corneales, uveitis, etc.) o en otras localizaciones pero que repercuten también en los ojos, caso de la hipertensión en problemas renales y/o cardiacos, que pueden originar ceguera.

¿Nuestro gato tiene mal aliento? Puede ser síntoma de enfermedades de la boca tales como la presencia de placa bacteriana, parodontitis, enfermedad resortiva dental, gingivoestomatitis, neoplasia oral, etc. Pero también hay enfermedades, como es el caso de la enfermedad renal, que pueden ocasionar mal aliento.

Nuestro gato tiene dificultad para respirar? Podemos encontrarnos en estos casos con procesos infecciosos, cardiacos, neoplásicos (en vías aéreas altas o bajas), asma felino, anemia severa, etc.

Muchos de estos síntomas que hemos comentado son comunes a muchas enfermedades pero con lo que debemos quedarnos es que cuando aparece algún síntoma de estos es porque nuestro gato tiene algún problema y no debemos descuidarnos para poderlo diagnosticar cuanto antes y poner remedio a ese problema.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario