Mi perro tiene moquillo.

Mi perro tiene moquillo.

Mi perro tiene moquillo.

Mi perro tiene moquillo. Esta grave enfermedad se puede prevenir con una adecuada vacunación de nuestros perros.

Mi perro tiene moquillo. Esta grave enfermedad, producida por un tipo de virus, vuelve a estar de actualidad debido al poco control que tienen los perros que llegan de países del este de Europa.

Hasta no hace muchos años el moquillo era una enfermedad bastante frecuente en las clínicas veterinarias. A raíz de la implantación de unos buenos planes de vacunación, tanto en cachorros como en perros adultos, fue controlándose hasta sólo ver casos esporádicos.

Con la llegada de perros incontrolados desde los países del este de Europa se ha visto un aumento de casos de esta enfermedad debido a las malas condiciones de cría y el estrés sometido a los cachorros en sus viajes hasta los países de destino.

Esta enfermedad es muy contagiosa y cuando se introduce un perro portador en un criadero o en una perrera, los animales que no están bien vacunados corren un riesgo altísimo de contraer la enfermedad pues además tienen alterado su sistema defensivo debido a las condiciones de estrés en las que se encuentran.

El virus se contagia fácilmente a través de las secreciones del perro y de sus fómites. Un perro puede toser o estornudar y los virus se desplazan a varios metros de distancia y, además, pueden impregnar las ropas de la gente que está con los animales y puede haber contagios a otros animales sin que exista el contacto entre ellos.

Cuando los perros tienen una cierta inmunidad debido a la que les pasó la madre o porque tengan alguna dosis vacunal ya puesta, el perro, al contacto con el virus, puede padecer un cuadro febril con hipertermia, debilidad, falta o ausencia de apetito, tos, estornudos, lagrimeo. Estos perros se pueden recuperar por completo pero van a ser contagiosos para otros perros.

En perros sin defensas frente al virus del moquillo puede presentarse la enfermedad de varias maneras:

Hay una forma respiratoria en la que aparece, junto a los síntomas antes citados, una tos más marcada, mucosidad nasal, respiración dificultosa y además también puede complicarse el proceso con agentes bacterianos agravando considerablemente el caso. Junto a esto también aparece afección ocular con fotofobia, lagrimeo, legañas, etc. Es esta forma de presentación la que origina muchos errores de diagnóstico en los propietarios pues suelen confundir un resfriado o cualquier otro proceso respiratorio de los cachorros con la enfermedad del moquillo. Igualmente, como normalmente son procesos que suelen curar sin complicaciones, mucha gente cree que ha curado a su perro de la enfermedad del moquillo con cualquier tratamiento que ha escuchado o leído por ahí, lo que cierra el círculo viciosos pues otras personas intentarán tratar a sus perros de un verdadero moquillo con esos tratamientos y perderán un tiempo precioso que pone en grave riesgo la via de sus animales.

Hay también una forma digestiva, en la que se produce sintomatología característica de los procesos gastroentéricos y así aparece disminución o falta de apetito, vómitos y diarreas que son difíciles de tratar.

Puede haber también una forma en la que se afecta la piel, sobre todo a nivel de las almohadillas plantares y de la trufa con la presentación de hiperqueratosis. Esas zonas se engruesan, resecan y aparecen grietas que pueden ser muy dolorosas. Es lo que se conoce como el Hard pad. También es frecuente en esta forma dermatológica que aparezcan pústulas en la zona abdominal e inguinal de los perros afectados debido a una complicación bacteriana que se conoce por impétigo.

Por último debemos citar la forma neurológica, que es la forma más grave de manifestarse la enfermedad. En esta afectación se produce una meningoencefalitis en la que aparecen síntomas como la debilidad del tercio posterior que puede evolucionar a parálisis, Junto a esto también aparecen síntomas tales como tics nerviosos, temblores musculares, movimientos anómalos de los ojos (nistagmo patológico), cuadros convulsivos, etc. Si el perro consigue superar la enfermedad es más que probable que queden secuelas de tipo neurológico.

Si nuestro perro acude a la consulta veterinaria con síntomas como los descritos se realizará una toma de datos, un examen completo del animal (centrándose sobretodo en la sintomatología sospechosa) y un estudio analítico para ver el estado del animal y pruebas de diagnóstico de esta enfermedad ( estudio analítico de sangre, citologías de conjuntiva y de líquido cefalorraquídeo). En ocasiones hay que descartar otras patologías y se requieren estudios de imagen más completos con Resonancia o con TAC.

Una vez que se alcanza el diagnóstico definitivo de la enfermedad hay que instaurar el tratamiento pertinente. No hay un tratamiento específico para el virus y lo que se hace es tratar la sintomatología que produce mientras el sistema defensivo del perro pueda controlar la enfermedad. Habrá que poner tratamiento para los problemas respiratorios, hidratar y alimentar al animal ( en muchas ocasiones se requiere el uso de fluidos en vena o alimentación forzada).

Para las complicaciones bacterianas se utilizarán los antibióticos adecuados. También se utilizan antipiréticos para la fiebre, complejos vitamínicos, etc. En los procesos gastrointestinales habrá que utilizar antiheméticos y antidiarreicos. Para los síntomas neurológicos se instaura también el tratamiento aconsejable que, en ocasiones, debe incluir el uso de anticonvulsivantes.

En muchas ocasiones el cuadro es tan grave que puede llevar a la muerte de los perros afectados por lo que es muy importante el diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad.

Lo ideal es prevenir la aparición de la enfermedad y para ello debemos cumplir estrictamente los planes vacunales que nos marca nuestro veterinario y asegurarnos de que cuando adoptamos o compramos un cachorro esté bien vacunado y controlado por un veterinario.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario