¿Se puede bañar mi perro en la piscina?

¿Se puede bañar mi perro en la piscina?

¿Se puede bañar mi perro en la piscina?

¿Se puede bañar mi perro en la piscina? Ya estamos en verano y a todos nos gusta disfrutar de un buen y refrescante baño en la piscina, incluso a nuestros perros.

¿Se puede bañar mi perro en la piscina? En estos días de calor a todos nos gusta darnos un buen chapuzón en las refrescantes aguas de una piscina y muchos se preguntan si sus perros también pueden hacerlo.

Nuestros perros no tienen ningún problema para poder bañarse en la piscina salvo que haya alguna situación que lo desaconseje.

A mucha gente le da miedo que su perro se pueda ahogar si se meten en una piscina. Los perros, por instinto, saben nadar y se van a dirigir hacia el borde o a las escaleras de la piscina. En esto sí que hay que tener cuidado pues, si el nivel del agua es bajo y las escalerillas son de las de mano o, incluso, no hay, existe el riesgo de que nuestro perro se ahogue, pero no por no saber nadar sino porque se agota.

Para evitar este riesgo debe haber siempre alguien presente cuando se baña el perro y evitar que tenga acceso a la piscina cuando está solo. Si el perro nada bien y la piscina tiene escaleras de obra, no hay problema porque el perro pueda acceder a ella sin que haya nadie vigilando.

Otra cuestión es la de los productos que añadimos a la piscina para su mantenimiento. Muchos perros beben agua de las piscinas y no suele haber ningún problema. Sí hay que tener mucho cuidado con esos productos de mantenimiento pues, a veces, se aconseja no bañarse en unas horas tras su aplicación y, por otra parte, el contacto directo con los productos puede ocasionar graves afectaciones respiratorias o, por ejemplo, lesiones oculares que pueden llevar incluso a perder la visión del ojo afectado. Con respecto a los baños, cuando el perro se baña lo ideal es después enjuagarlo con agua del grifo para evitar que, por ejemplo, el cloro, le reseque o le irrite la piel.

Los perros que se bañan a menudo pueden padecer problemas de otitis. También hay perros que pueden padecer otitis por otros motivos pero el agua de la piscina puede empeorarlas. En estos casos se recomienda que no se bañen hasta la curación o mantener una vigilancia de los oídos y utilizar limpiadores que protejan los oídos frente a irritaciones e infecciones.

Otro consejo es que si nuestro perro tiene la piel clara, poco pelo, zonas con poco pelo, o zonas despigmentadas, utilicemos cremas protectoras solares para evitar las quemaduras por el sol, que pueden ser graves y además predisponer a la aparición de lesiones precancerosas y cancerosas.

Por último, hay otros animales a los que les encanta la piscina y son las avispas. Nuestros perros no son inmunes a sus picaduras y pueden ocasionar desde una leve inflamación con dolor hasta gravísimas reacciones alérgicas con riesgo de muerte. Si nuestros perros alguna vez han tenido reacción a la picadura de algún insecto no está de más que tengamos en casa algún antihistamínico o un corticoide inyectables por si le picara alguna avispa a nuestro perro.

Igual que se dice con las personas, disfrutemos del verano en la piscina pero siempre teniendo cuidado.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Sin comentarios aún.

Deja un comentario