Nuestros perros y la Navidad.

Nuestros perros y la Navidad.

Nuestros perros y la Navidad.

Nuestros perros y la Navidad. Estamos a unos días de comenzar estas entrañables fiestas y, como todos los años, queremos daros unos consejos.

Nuestros perros y la Navidad. Ya está aquí la Navidad y, como hicimos el pasado año, queremos daros unas recomendaciones para que la salud de nuestros queridos compañeros no se resienta en tan señaladas fechas.

En estos días comienza una época de felicidad en la que a todos nos gusta compartir buenos momentos con los que más queremos y, inevitablemente, eso nos lleva a cometer excesos, sobre todo en la alimentación.

Empiezan las conocidas “comidas de Navidad” y en ellas están las comidas de amigos, las de empresa y, las más peligrosas para nuestros pequeños animales, las comidas familiares.

Como hemos asumido que nuestros animales son un miembro más de la familia, esto nos lleva incluirlos en estas comidas familiares y, excusándonos en tan señalada fecha, los atiborramos de comida tanto o más que a nosotros mismos.

Quien no tenga elevados los niveles de azúcar o de colesterol en sangre sólo se preocupa por si tan altas ingestas de comida le pueden producir un ardor de estómago o, lo que suele ser más temido, una elevación de peso a la que luego, con los consabidos propósitos de principios de año, intentaremos rebajar.

Hay unos estudios de una marca de comida para animales en las que hace unas equivalencias muy ilustrativas sobre lo que supone para un perro o un gato el darle ciertos premios. Por poner unos ejemplos, 25 gr. de queso a un perro de 10 kilos, equivale a que una persona se tome dos magdalenas grandes. Para un gato de 5 kilos, esos gramos de queso equivaldrían a tres hamburguesas y media para una persona.

¿Consideramos una barbaridad tomarse tres hamburguesas y media? Pues debemos tomar nota y no incurrir en el mismo error con nuestros animales.

Las comidas de Navidad pueden originar una serie de problemas a los que no les prestamos atención pero que pueden, incluso, poner en riesgo las vidas de nuestros animales. Aunque esto pueda pareceros una exageración voy a enumerar una serie de estos problemas:

Ingestión de huesos, sobre todo las palas de las chuletillas y los huesos que pueden astillarse. Esto puede originar una obstrucción de las vías aéreas si quedan encajados ( caso de las chuletillas) en la zona faríngea, o puede originar obstrucción a nivel intestinal por taponamiento o por las lesiones irritativas de trozos astillados. Es más rara pero puede darse la perforación.

Procesos de vómitos y/o diarreas debido a la ingestión de algo que esté en mal estado o que no le siente bien a nuestro animal.

Crisis diabéticas en animales que ya están diagnosticados o en los que son “prediabéticos”. Recordad que la familia puede ser consciente de ello pero los visitantes no y pueden dar a nuestros animales productos que tengan prohibido.

Pancreatitis agudas debido a un alto consumo de grasas ( recordad que no es lo mismo un polvorón o un mantecado en una persona que en un animal).

Sobrepeso y obesidad. Esto son enfermedades que a medio y largo plazo van a ocasionar graves trastornos en nuestros animales: problemas de articulaciones, problemas cardiacos, insulinorresistencia, etc. que sí que son graves enfermedades y, lo peor de todo, es que podrían haberse evitado.

No nos olvidemos de que algunos de los alimentos que tomamos en estas fechas son tóxicos para nuestros perros y su ingesta puede provocar problemas graves e incluso fatales. Debemos evitar el chocolate (presente por ejemplo en ciertos tipos de turrón o en bombones) y las uvas (hay quien se las pone a sus perros en Nochevieja). El alc0hol es malo para nosotros y peor aún para nuestros perros ( no es gracioso ver a un perro con un serio caso de intoxicación debido a que alguien ha hecho la gracia de darle de beber alcohol al perro en la comida o cena navideña).

Por último y no por ello menos importante, hay ciertas plantas que son tóxicas para nuestros animales y entre ellas está el tan conocido pascuero. Sus hojas sobre todo son tóxicas y es habitual que los perros mordisqueen las que se van cayendo al suelo. Mucha gente piensa que los vómitos que puede originar en su perro están provocados por un empacho o una infección y es en realidad una intoxicación por esta planta.

Yo me dedico a la salud de nuestros animales y vivo de ello. Desde un punto de vista egoísta y meramente comercial me interesaría que todos los animales comieran fatal y enfermaran debido a ello y así tendría más visitas en la consulta pero, gracias a Dios, no estoy por esa labor. En la Clínica tenemos como objetivo primordial la prevención de enfermedades y, tal y como ocurre en las personas, la dieta es la base de una buena salud y eso es lo que recomendamos.

Hay premios preparados para nuestros animales y, cuando queramos darles una alegría, deberíamos utilizar esos premios y, por supuesto, descontar esas calorías de más de la ración de alimento diario para así evitar el exceso de ingesta calórica.

La salud es muy importante y sólo nos acordamos de ella cuando nos falta. El mejor regalo que les podéis hacer a vuestros queridos compañeros estas navidades es eso: SALUD. Para ello no olvidéis que es fundamental controlar la alimentación.

Queremos recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podremos solucionar todas las dudas que tengáis sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Feliz Navidad y salud para todos.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Sin comentarios aún.

Deja un comentario