Mi perro no puede levantarse.

Mi perro no puede levantarse.

Mi perro no puede levantarse.

Mi perro no puede levantarse. Muchos perros, sobre todo cuando tienen edades avanzadas, pueden padecer este problema.

Mi perro no puede levantarse. Un motivo de visita frecuente a la clínica es que nuestro perro tenga dificultades o, incluso, no pueda levantarse cuando está echado.

Este problema se presenta con más frecuencia en perros de edades avanzadas, pero puede hacerlo a cualquier edad. Los motivos más frecuentes van a ser los problemas osteoarticulares (artritis) y problemas neurológicos ( localizados en médula espinal y/o sus ramas).

De los problemas articulares, sobre todo la osteoartritis que pueda afectar a cadera, rodillas y hombros, que son las más frecuentes, ya hemos hablado en otros artículos, aunque volveremos a repasarlas más adelante. En estos casos la dificultad que tiene el perro para incorporarse se debe, sobre todo, al dolor que padece el animal en la articulación afectada.

Los problemas neurológicos que radican en la columna vertebral son diversos y entre ellos podemos citar los pinzamientos, hernias discales, tromboembolismo fibrocartilaginoso, discoespondilitis, inestabilidad cervical, neoplasias, etc.

Esas patologías van a tener un curso agudo, como es el caso de un pinzamiento o una hernia discal, por ejemplo, o pueden tener un curso más crónico como puede ser el caso de una neoplasia que cause compresión medular.

En estos procesos puede aparecer dolor en la zona afectada junto a la dificultad o imposibilidad de levantarse. El perro suele mostrar debilidad del tercio posterior ( se le van las patas al andar, arrastra la superficie dorsal de los dedos), puede haber retención urinaria y estreñimiento, etc. El proceso puede estar lateralizado, es decir, afecta a una de las extremidades más que a la otra y eso puede hacer pensar al propietario que el perro se ha lastimado la pata más que pensar en un problema de la columna.

Si la lesión es más craneal, en la región del cuello, estarán afectadas las cuatro extremidades y no solo las posteriores con lo que la dificultad o impedimento para levantarse será mayor.

Ante un cuadro de este tipo es importante no dejar pasar tiempo para ver la evolución ya que las lesiones pueden agravarse rápidamente y el pronóstico va a empeorar mucho. Debe ser el veterinario quien el estado del animal y para ello habrá que realizar pruebas de diagnóstico por imagen como radiografías, TAC o resonancia magnética. También es posible que se necesiten análisis tanto de sangre como de orina y también del líquido cefalorraquídeo para poder llegar al diagnóstico del proceso y localizar perfectamente la lesión.

Una vez que se llegue al diagnóstico se instaurará el tratamiento pertinente para cada caso concreto  y que puede requerir antiinflamatorios, analgésicos, reposo absoluto, cirugía descompresiva o para extirpar un tumor, o resolver una lesión en las vértebras, etc.

Vuelvo a repetir que el diagnóstico de estos procesos debe hacerse lo antes posible para que el pronóstico de curación sea el mejor y evitemos que puedan quedar secuelas de por vida.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Sin comentarios aún.

Deja un comentario