Mi perro me lame.

Mi perro me lame.

Mi perro me lame.

Mi perro me lame. Este comportamiento de los perros en muchas ocasiones preocupa a sus cuidadores.

Mi perro me lame. Este es un comportamiento normal en los perros pero que, en muchas ocasiones, preocupa a sus cuidadores debido a que no conocen bien el significado del mismo.

Los perros, como todos los animales, tienen sus particulares formas de relacionarse con sus congéneres y con el resto de animales, incluidos nosotros. Algunos comportamientos no nos gustan o, incluso, son desagradables para nosotros, pero son algo completamente normal en ellos y debemos conocerlo.

Este es el caso del lamido. Los perros utilizan el lamido como una forma más de relacionarse. Este lamido puede significar una atención de respeto hacia otro perro o hacia el cuidador y en otras ocasiones es un signo de cariño.

Todos los que tenemos perro hemos sido «víctimas» en alguna ocasión de los húmedos lengüetazos con los que nos recibe nuestro querido compañero cuando regresamos a casa, o cuando estamos tranquilos acariciándolos y ellos lo agradecen lamiendo la mano, por ejemplo.

Este comportamiento también lo tienen entre ellos y así lo vemos en las madres cuando lamen a sus cachorros o entre perros que conviven y se llevan bien también se lamen entre ellos.

Reiteramos que es un comportamiento completamente normal y necesario en su relación. Hay muchas personas a las que esto no les gusta o, incluso les desagrada. Aunque este sea el caso, no debemos castigar a nuestro perro o regañarlo por hacer algo que es instintivo y fundamental en su relación sino que cuidadosamente retiramos la mano o lo apartamos o lo entretenemos con otra cosa.

Otro motivo más por el que los perros suelen lamernos es por respeto y sumisión. Estos lamidos suelen dirigirse hacia la zona de la boca ( entre ellos es en el hocico) y así se muestra respeto al líder de la manada, por ejemplo.

Al igual que en el caso anterior debemos retirarnos o entretener al perro con otra actividad, pero NUNCA regañarle por hacer algo que es completamente natural en ellos aunque no nos guste.

En cuanto a los miedos que hay de que los perros puedan contagiarnos algo por lamernos, siempre se ha aconsejado evitar el lamido, sobre todo si es en la zona de la boca. Particularmente no conozco ningún caso ( y llevo treinta años dedicados a la clínica) de transmisión de enfermedades por este motivo, pero hay que pensar que en la saliva de los perros hay muchas bacterias, y más si hay problemas en encías o dientes, y en esas ocasiones, además, la saliva puede tener un olor desagradable.

Cuanto menos, sería aconsejable evitar el lamido en la zona de la boca y, si nos lame las manos, lavarlas bien, sobre todo si después vamos a tocar algún alimento.

Vuelvo a repetir que el lamido es algo completamente natural en nuestros perros y forma parte de su sistema de comunicación o interacción con sus congéneres y con nosotros, por lo que NUNCA debemos castigarles por ello y si no nos gusta, apartarlos cariñosamente y entretenerlos con otra actividad.

Queremos recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis consultar vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario