Mi perro ha tomado raticida.

Mi perro ha tomado raticida.

Mi perro ha tomado raticida.

Mi perro ha tomado raticida. Las intoxicaciones son frecuentes en nuestros perros y causa habitual de visita a la clínica. Una de las intoxicaciones más habituales es la ingestión de raticidas.

Mi perro ha tomado raticida. Aún hoy día sigue siendo una causa muy frecuente de intoxicación en pequeños animales. Los perros, sobre todo los más jóvenes, suelen ser los que se afectan con más frecuencia debido a su carácter explorador. Las llamadas a la clínica debido a la sospecha o a la certeza de la ingestión de raticidas se produce, sobre todo, cuando llevamos al perro a jugar en un parque o en una casa de campo, que suelen ser los sitios más habituales donde hay pequeños roedores y, por ello, donde más se utilizan estos productos.

Los raticidas que más se utilizan son productos anticoagulantes, lo que quiere decir que dificultan o anulan el sistema de coagulación de la sangre y así los animales mueren debido a la pérdida de sangre por hemorragias incontrolables. Todos los días nuestros animales, y nosotros, sufrimos pequeños microtraumatismos, de los que ni siquiera nos damos cuenta, y se producen pequeñas microhemorragias que cesan enseguida por la acción del sistema de coagulación. Si este no funciona bien esas hemorragias no cesan y son las que al final originen la muerte del animal afectado.

Cuando un ratón o una rata se toman un cebo envenenado con estos productos, no mueren en el acto, como mucha gente cree, sino que va a demorar un tiempo mientras se agotan los factores de coagulación de la sangre y luego, con las pequeñas hemorragias que se van produciendo por pequeños golpes, arañazos, etc. el animal muere desangrado. De esta forma los roedores no sospechan que el causante de la muerte de un congénere ha sido el cebo envenenado.

En el caso de nuestros animales pasa igual. Los cebos pueden ir camuflados en unos bloques que atraen al animal, o en bolsitas como de pipas (lo que supone un grandísimo peligro para los niños). El animal que come una cantidad abundante, que va a depender del tipo de anticoagulante que lleve el cebo, sufre el mismo problema que los roedores a los que va destinado y, si no se pone un tratamiento adecuado, muere de igual forma.

Actualmente se tiene mucho más cuidado que antaño a la hora de colocar los cebos, intentando que sea en sitios inaccesibles a nuestros niños y animales, además de indicarlo con carteles, con lo que aunque se siguen viendo estos problemas, cada vez es menos frecuente. Si alguna vez tenéis que utilizarse estos productos, SEGUID SIEMPRE LAS INSTRUCCIONES DE USO Y EVITAD PONER EL CEBO EN SITIOS A LOS QUE PUEDA ACCEDER ALGÚN NIÑO O ALGUNO DE NUESTROS ANIMALES.

Si hay sospecha de ingestión de estos productos debéis contactar inmediatamente con vuestro veterinario para que os de la instrucciones que hay que seguir para tratar esta intoxicación cuanto antes y evitar que se presente el cuadro hemorrágico.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario