¿Cómo le hago un torniquete a mi perro?

¿Cómo le hago un torniquete a mi perro?

¿Cómo le hago un torniquete a mi perro?

¿Cómo le hago un torniquete a mi perro? Los perros, al igual que pasa con nosotros, pueden sufrir accidentes que provoquen graves hemorragias que debemos controlar cuanto antes.

¿Cómo le hago un torniquete a mi perro? Nuestros perros están expuestos a padecer algún accidente a lo largo de su vida. En ocasiones se van a producir heridas sangrantes y debemos controlar la pérdida de sangre lo más rápido posible.

Cuando nuestro perro sufre algún tipo de traumatismo que produce una hemorragia en alguna de sus extremidades, si esta es importante debemos recurrir a poner un torniquete que nos ayude a controlar esa hemorragia.

Las hemorragias en las extremidades se pueden producir por cortes con ladrillos, azulejos, cristales, latas, etc. cuando nuestro perro pasea o corre por el campo o por el parque (por esto, entre muchos otros motivos, es muy importante mantener limpios nuestros parques y jardines).

También pueden producirse heridas por mordeduras de otros perros o animales salvajes (jabalíes en el campo), heridas punzantes por ramas, barras de hierro y otros objetos punzantes.

No podemos olvidar las heridas que les pueden infligir los propios seres humanos, queriendo o sin querer ( flechas, saetas, heridas por armas de fuego, heridas con objetos cortantes o punzantes, etc.).

Ante estas situaciones, el saber colocar un torniquete puede salvar la vida de nuestro perro mientras puede ser atendido por su veterinario.

Cuando vamos a poner un torniquete tenemos que saber si la hemorragia es de sangre arterial o venosa, pues eso va a cambiar la posición del mismo.

Como breve resumen de la circulación de la sangre diremos que el corazón bombea la sangre arterial cargada de oxígeno hacia el cuerpo a través de la arteria aorta. Desde ella van saliendo ramas arteriales que distribuyen esa sangre por las distintas regiones del cuerpo.

El sistema venoso va recogiendo la sangre con el CO2 y otros desechos del metabolismo desde las distintas zonas corporales hasta llegar al corazón, desde donde va hacia los pulmones para volverse a oxigenar y reiniciar el ciclo.

Los vasos sanguíneos venosos son más superficiales que los arteriales. Cuando se seccionan la hemorragia que producen es como con un flujo contínuo y más o menos intensa según el calibre del vaso o vasos afectados.

Los vasos sanguíneos arteriales son más profundos y su lesión se produce por tanto en heridas que penetran más los tejidos que en el caso de los vasos venosos. En estos casos las hemorragias suelen ser más intensas que en el caso de las lesiones de las venas y la sangre brota como a impulsos (por el bombeo del corazón).

Por este motivo va a variar la posición de los torniquetes. Cuando la hemorragia es de tipo venoso el torniquete hay que aplicarlo en la parte más distal de la herida (tal y como veremos en el vídeo explicativo). Si la hemorragia es de tipo arterial entonces la colocación del torniquete será proximal a la lesión (o lo que es lo mismo, entre la lesión y el corazón).

Para hacer un torniquete no se requieren medios complejos, Basta con un bolígrafo y un pañuelo para poderlo realizar de forma rápida y eficaz tal y como vemos en el vídeo. Cuando giramos el pañuelo con el bolígrafo y se enrosca en la extremidad, poco a poco va comprimiendo la misma hasta que comprime el vaso sangrante y lo colapsa, lo que disminuye o detiene el sangrado.

Mantendremos el torniquete hasta que un veterinario pueda atender a nuestro perro. Antiguamente se decía que había que aflojar el torniquete cada quince minutos para así favorecer el riego sanguíneo de la extremidad afectada y evitar de ese modo el daño por falta de riego. Actualmente se ha visto que puede mantenerse el torniquete por un periodo de hasta dos horas sin que ello aumente ese riesgo y, sin embargo, sí que evita más pérdida de sangre.

Ya será nuestro veterinario el que atienda a nuestro perro y controle la hemorragia del modo más oportuno y contando con los medios apropiados una vez que lleguemos a la clínica. Si la pérdida de sangre ha sido muy grande es posible que se requiera alguna transfusión, pero eso ya es el veterinario quien debe decidirlo.

En el caso de heridas en otras zonas en las que no se pueda poner un torniquete debemos poner gasas o, si no tenemos a mano, un trozo de tela (incluso nuestra ropa) encima de la herida y presionar sobre ella mientras pueden atender a nuestro perro. El control de esas hemorragias en sitios de difícil acceso en cavidades con tórax y abdomen es mucho más complicado y pueden ser mucho más graves que aquellas en las que podemos poner torniquetes. Al ser heridas internas la sangre se va acumulando en la cavidad torácica o abdominal y parece que la hemorragia es menor aunque sea muy grande y pone en riesgo la vida de nuestro perro en muy poco tiempo.

Recordar que tanto el torniquete y la compresión son medias de atención urgente mientras acudimos a nuestro veterinario y que no curan la hemorragia sino que ayudan a controlarla mientras se puede aplicar el tratamiento oportuno para su solución definitiva, que suele ser de tipo quirúrgico.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Sin comentarios aún.

Deja un comentario