Las residencias para perros.

Las residencias para perros.

Las residencias para perros.

Las residencias para perros. Ya empiezan las vacaciones de verano y en estas fechas es posible que tengamos que plantearnos llevar a nuestros perros a una residencia canina.

Las residencias para perros.  Como todos los años, cuando llega el verano, nos preparamos para tomarnos unos días de merecido descanso tras las largas y agotadoras jornadas laborales. Muchos de vosotros podréis hacerlo acompañados de vuestras queridas mascotas pero otros no tendrán esa oportunidad y deben plantearse el dejarlas en una residencia.

Alguno de vosotros ya tendrá experiencia en esto pero para otros será su primera vez y siempre nos surgen muchas dudas acerca de lo que estamos haciendo. Esta situación es comparable a cuando llevamos a los niños por primera vez a una guardería o al colegio. Preguntas como si tratarán bien a nuestro perro, si le darán de comer de forma adecuada, si paseará y jugará con otros, si se pondrá enfermo, etc., rondarán nuestras cabezas hasta que hayamos regresado del viaje.

Cuando algún propietario de perro me dice que le recomiende la mejor residencia para perros que haya ya sé que todas estas dudas le están martirizando, y más si a continuación comenta que es la primera vez que se va a separar de su querido compañero. Cuando me solicitan esto siempre les comento lo siguiente: residencias suele haber bastantes en todas las provincias y se podrán escuchar comentarios de todo tipo acerca de ellas, tanto buenos como menos buenos o incluso pésimos. Es normal que queramos lo mejor para nuestros queridos animales, igual que lo queremos para nosotros, pero hay unos factores que dependen de nosotros y otros que no podemos controlar.

Trabajar con animales suele ser algo que se hace porque a uno le gustan los animales. De hecho, todos conoceremos a alguien que colabora en refugios, protectoras y otras asociaciones dedicadas a estos menesteres. Con las residencias pasa lo mismo. Quien tiene una residencia de animales la tiene porque le gustan los animales al igual que al personal que trabaja en ella. Sí, habrá excepciones a esto pero son eso, excepciones. Con esto quiero decir que nuestros perros van a estar al cuidado de personas a las que les gustan los animales y por eso los van a tratar con cariño.

Ya sabemos que todos los perros no se comportan igual. Unos son más sociables que otros, unos más miedosos que otros, unos un tanto agresivos, otros son perros que se estresan con más facilidad y sufren cuadros de ansiedad, etc. Cuando comento las diferencias entre los distintos comportamientos de los perros lo hago porque esto va a condicionar el cómo lo van a pasar en la residencia. Si el perro es agresivo puede ser imposible el sacarlo a pasear pues puede agredir tanto al personal como a otros animales. Otro tanto puede ocurrir con los perros que tienen un carácter más miedoso o los que no se han socializado correctamente. En perros que se estresan fácilmente pueden aparecer cuadros de ansiedad y pueden comer poco, al igual que los que están acostumbrados a un determinado tipo de comida, un tanto caprichosa, y les cuesta adaptarse a sus nuevas condiciones.

Así es posible que cuando vayamos a recoger a nuestros perros tras la estancia los podemos encontrar más delgados, afónicos, asustadizos, etc. Esto no es porque se les haya maltratado ni alimentado mal sino consecuencia del comportamiento de nuestro perro en concreto. Es posible que no haya querido comer, que no haya parado de ladrar, que haya estado intentando escapar de su recinto y tenga alguna pequeña herida (rozaduras, uñas quebradas, etc.).

Lo normal es que no haya ningún problema y que cuando vayamos a recogerlos se encuentren en perfectas condiciones y, eso sí, un poco más locos que cuando los dejamos pues ya sabemos que cuando nos ven tras un breve periodo parece que es como si hubiéramos faltado de su lado una eternidad. Así son nuestros queridos amigos.

Sí que es muy importante una serie de recomendaciones antes de dejar a nuestros perros en una residencia. En primer lugar aconsejamos visitarla, pasear por las instalaciones y comprobar que están de acuerdo a lo que estamos buscando para nuestros perros.

También debemos ver los requisitos que debe cumplir nuestro perro para poder alojarse en la residencia. Lo normal es que nos pidan su cartilla de vacunación, que esté al día en la vacunación antirrábica y que esté identificado. En muchas residencias se pide también que el perro tenga la vacuna frente a la tos de las perreras y lo ideal es que el perro vaya vacunado con, al menos, quince días de antelación. Vacunar justo cuando vamos a dejarlo en la residencia no es aconsejable debido a que va a haber una situación de estrés bastante importante que puede influir en el funcionamiento de la vacuna y, además, no ha habido tiempo suficiente para la fabricación de anticuerpos antes de un posible contacto con agentes infecciosos.

También es importante prevenir frente a los parásitos externos mediante el uso de los métodos que nos aconseje nuestro veterinario. Si la residencia está en el lugar al que nos vamos a desplazar debemos preguntar a nuestro veterinario si debemos tomar alguna medida de protección adicional frente a enfermedades que sean endémicas de esa zona y no se den en la nuestra ( leishmaniosis, dirofilariosis, thelaziosis, borreliosis, etc.).

Si nuestro perro está recibiendo algún tipo de medicación o alguna dieta específica para tratamiento de algún problema, debemos comentarlo con la residencia y asegurarnos de que van a poder administrar tales tratamientos.

Una vez que recojamos a nuestro querido perro de la residencia y hayamos sufrido sus “ataques de cariño”, aconsejamos una revisión en vuestro veterinario de confianza para aseguraros de que todo está en orden y que proceda a una desparasitación interna por si ha existido la posibilidad de contagio de parásitos internos.

En resumen, si no podemos tener a nuestra mascota con nosotros durante los días de vacaciones no debemos dudar en dejarlo en una residencia la cual visitaremos antes para quedarnos convencidos y también debemos informarnos de los requisitos que se necesitan previos al ingreso de nuestro perro. Tampoco debemos olvidar dejar el teléfono de nuestro veterinario de confianza para que, si hubiera necesidad, se pudiera contactar con él.

Por último no debemos olvidar que cada vez hay más hoteles que admiten animales y que hay muchas páginas a nuestra disposición para informarnos sobre ello. Como las cosas cambian muy rápido es importante informarse bien pues a lo mejor creemos que nuestro hotel, por ejemplo, no acepta mascotas y sí lo hacen aunque la página del hotel no lo ponga por no estar actualizada.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

2 Comments

  1. Jasmilleh dice:

    Buenas noches, a mi perrita le apareció una tela roja en su ojo, la lleve al veterinario y me indicaron que talves se golpeó y que con vitamina D se le reabsorbería pero no mejoro solo empeoro el estado de su ojo. Quisiera saber que enfermedad es que no le pudieron detectar y si hay algún tratamiento o tendría que ingresar a una cirugía?
    Gracias.

  2. Cristian dice:

    Buenos dias! La consulta es: mi gato se ausentó 2 dias y al regresar comió muy poco..los primeros 3 dias..si toma bastante agua..pero no orina donde habituaba..y duerme en un lugar casi todo el dia..cuando defecó.. noté 1 tirita pequeña de plástico..y la caca dura..q debo hacer..por favor..

Deja un comentario