Mi gato tiene un shock anafiláctico.

Mi gato tiene un shock anafiláctico.

Mi gato tiene un shock anafiláctico.

Mi gato tiene un shock anafiláctico. Este tipo de reacción alérgica es muy grave y pone en peligro la vida de nuestros gatos.

Mi gato tiene un shock anafiláctico.  Las reacciones alérgicas son muy habituales en nuestros gatos, con diferentes formas de presentación y todas causan gran preocupación en los propietarios de los animales afectados. De ellas, la más grave es la reacción anafiláctica.

Una reacción alérgica es una respuesta anómala del sistema inmunitario, en este caso del gato, frente a una sustancia determinada. La alergia se puede manifestar de diversas formas pudiendo presentarse cuadros de picor en alguna zona corporal ( orejas, labios, párpados, etc.); urticaria, con presencia de ronchas y habones generalizados; angioedema, en el que se produce una hinchazón, en ocasiones muy marcada, de la cara del gato por la extravasación de líquidos.

Las reacciones alérgicas se pueden deber al contacto con alguna sustancia, polen de alguna planta, picadura de algún insecto, ingestión de algún tipo de alimento, uso de algún medicamento, etc. En esta época en la que nos encontramos son frecuentes las alergias debidas al polen y a la picadura de determinados insectos. En el caso de las picaduras de insectos u otros animales venenosos es más fácil que se presenten los cuadros de angioedema, edema de glotis y anafilaxia.

Síntomas que nos pueden indicar que nuestro gato está sufriendo una reacción anafiláctica son la aparición de vómitos, debilidad, mucosas pálidas o cianóticas (moradas), taquicardia, dificultad para respirar si hay presentación de un edema laríngeo (el gato va a respirar con la boca abierta y va a estirar el cuello intentando inspirar mejor), llegando al coma y la muerte.

En la clínica, en ocasiones nos encontramos con estas situaciones (reacción anafiláctica) cuando realizamos la vacunación de un animal o les inyectamos algún producto. En estos casos las reacciones suelen ser de aparición muy rápida y podemos proceder a tratarlas sobre la marcha, algo que no es posible hacer en muchas ocasiones cuando, por ejemplo, esto ocurre en el campo, en la playa, etc. En el tratamiento se recurre a coger una vía y se administra la medicación pertinente y fluidos en vena y también se procede a oxigenar al gato mediante el uso de máscaras o en jaulas de oxigenación.

En gatos que han sufrido alguna vez cuadros de alergia importantes como angioedema, edema de glotis o anafilaxia (recordad que el edema de glotis y la anafilaxia ponen en grave riesgo la vida de nuestros gatos) aconsejamos a los dueños que siempre que vayan a algún sitio con sus gatos lleven un antialérgico de acción rápida (corticoide), antihistamínico, adrenalina,   para poderlos inyectar en el caso de que no puedan acudir por cualquier motivo a un veterinario de urgencias y que sea su veterinario quien les enseñe cómo se debe administrar la inyección.

Por otro lado, recomendamos que veáis el vídeo dedicado a la reanimación cardiopulmonar pues este es uno de los casos en los que puede ser preciso el tener que realizarla. Lo ideal es aprender a realizar la técnica antes de que tengamos que usarla y no buscar el vídeo y aprender la técnica cuando ya tenemos la urgencia.

A diferencia de los perros, los gatos suelen vivir dentro del hogar y eso puede hacernos más confiados y no pensar en que se puedan producir estos problemas pero eso no es así. Pueden entrar mosquitos, avispas, arañas, etc. a casa y picar a nuestros gatos. También entra polen por las ventanas y hay materiales y alimentos que pueden producir esas reacciones, por lo que no podemos pensar que nuestros gatos están exentos de riesgo.

Lo ideal es, siempre que se presente algún problema de este tipo, contactar con nuestro veterinario habitual para que él valore el caso. Si es realmente urgente podemos contactar por teléfono y que nos de las indicaciones pertinentes mientras vamos de camino a la consulta.

En muchas ocasiones las reacciones alérgicas son leves ( enrojecimiento y picor de alguna zona corporal o generalizado o presencia de ronchas y habones). Aunque aquí no hay una urgencia que ponga en riesgo la vida de nuestro gato no debemos olvidar que el cuadro es muy pruriginosos y causa un gran malestar que debemos intentar mitigar cuanto antes y así evitar también que el gato se autolesione alguna zona debido al rascado o al mordido de la misma.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Sin comentarios aún.

Deja un comentario