Mi gato me lame.

Mi gato me lame.

Mi gato me lame.

Mi gato me lame. Este comportamiento de los gatos en muchas ocasiones preocupa a sus cuidadores debido a que no conocen el significado de este comportamiento en sus mininos.

Mi gato me lame. Este es un comportamiento normal en los gatos pero que, en muchas ocasiones, preocupa a sus cuidadores debido a que no conocen bien el significado del mismo.

Los gatos, como todos los animales, tienen sus particulares formas de relacionarse con sus congéneres y con el resto de animales, incluidos nosotros. Algunos comportamientos no nos gustan o, incluso, son desagradables para nosotros, pero son algo completamente normal en ellos y debemos conocerlo.

Este es el caso del lamido. Los gatos utilizan el lamido como una forma más de relacionarse. Este lamido puede tener varios significados y vamos a comentarlos un poco.

En primer lugar nuestro gato puede lamernos como señal de cariño. Nos quiere indicar que nos acepta como parte de su grupo y nos hace saber que le importamos. Este comportamiento lo vamos a ver muy fácilmente en las madres que están cuidando a su camada.

También tenemos que saber que los gatos son animales muy limpios y que se acicalan con mucha frecuencia. Su forma de limpiarse es mediante el lamido de su pelaje y en ocasiones se limpian entre ellos y por eso también pueden lamernos a nosotros, para limpiarnos tal y como hacen entre ellos.

También sabemos que los gatos son muy territoriales y que les gusta marcar su territorio y aquellas zonas en las que se encuentran a gusto y seguros. Por ello, cuando nos lamen, pueden impregnarnos de feromonas que les indican que con nosotros se sienten bien y seguros.

En otras ocasiones los gatos pueden lamer para reclamar nuestra atención ya que se encuentran aburridos. Por otro lado, también los gatos son animales que se estresan con mucha facilidad y pueden demostrar esto con un exceso de acicalado que a ellos les lleva a perder pelo en amplias zonas corporales, pero  también pueden dirigir ese comportamiento hacia nosotros y lamernos de forma compulsiva.

Como vemos, el lamido es un comportamiento completamente normal en nuestros gatos y por ello no debemos regañarlos si lo practican con nosotros. Si no nos gusta este comportamiento, lo que debemos hacer es retirar cuidadosamente a nuestro gato y entretenerlo con alguna otra  cosa, sobre todo en aquellos casos en los que ese lamido o exceso de lamido pueda deberse a estados de estrés. En esos casos, además, debemos intentar localizar la causa de ese estrés para intentar atajarla ya que pueden aparecer otros problemas mucho más serios que ese exceso de lamido.

Como decía en el caso de los perros, particularmente no conozco ningún caso de transmisión de enfermedades a algún cuidador, pero hay casos en los que el lamido hacia las personas debe evitarse, como en los casos de infecciones en la boca del gato ( gingivitis, estomatitis, parodontitis) o cuando la persona tenga alguna herida, ya que existe el riesgo de transmisión de enfermedades como es el caso de la enfermedad del arañazo del gato.

Queremos recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis consultar vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario