¿Qué comida es mejor para mi gato?

¿Qué comida es mejor para mi gato?

¿Qué comida es mejor para mi gato?

¿Qué comida es mejor para mi gato? La alimentación es base de la salud de nuestros gatos y para ello debemos cuidarla con esmero.

¿Qué comida es mejor para mi gato? Al igual que pasa con nosotros la alimentación es un pilar básico de la salud de nuestros gatos. Una buena alimentación va a favorecer un buen desarrollo y va a prevenir muchas enfermedades.

En relación con la alimentación de los gatos tenemos que decir que es frecuente que los propietarios cometan errores al alimentarlos debido a ciertas creencias que, con el tiempo, se han tomado como normas.

Los gatos son carnívoros estrictos que, en libertad, se alimentan de las pequeñas presas que van cazando a lo largo del día. Es por eso por lo que los gatos que viven en casa se acercan al comedero muchas veces a lo largo del día y cogen poca cantidad de alimento cada vez.

La primera duda que suelen tener los cuidadores de gatos es acerca del tipo de alimento que deben dar a sus animales. Hay multitud de teorías acerca del tipo de alimento que debemos utilizar y cada una tiene sus defensores y sus detractores.

Lo que sí es cierto es que podemos clasificar la alimentación que podemos darles en dietas formuladas para gatos y dietas caseras. Dentro de las dietas formuladas para gatos tenemos las secas y las húmedas en sus diversas variantes.

Con relación a las dietas caseras hay muchas formas de prepararlas, tantas como cuidadores de gatos. Los hay que prefieran dar carne cruda, los hay que dan la misma comida que la que toman los integrantes de la familia, los hay que dan dietas veganas, etc. Aquí también hay un problema que no ocurre en el caso de los perros. Los gatos son carnívoros estrictos y por ello es más fácil que aparezcan problemas por una mala alimentación que en el caso de los perros, que son omnívoros como los seres humanos.

Como veterinario opino, y los estudios lo corroboran, que la mejor alimentación es la expresamente formulada para gatos, tanto en su vertiente seca como húmeda. Este tipo de alimento aporta y cubre todas las necesidades alimenticias de nuestros gatos favoreciendo un completo desarrollo y ayudando a mantener un perfecto estado de salud a lo largo de las diversas etapas de su vida.

Los gatos, al igual que nosotros, pasan por diferentes fases durante su desarrollo y en cada una de ellas sus requerimientos alimenticios van a ser distintos. En el desarrollo de un gato podemos encontrarnos con una fase neonatal, una fase de crecimiento, una fase adulta y una fase senil.

Cada una de las etapas del desarrollo de nuestros gatos van a tener diferentes requerimientos alimenticios pues, por ejemplo, no necesita lo mismo un gatito con un mes de edad, que está en pleno desarrollo, que un gato adulto, ya desarrollado y que lo que necesita es un mantenimiento.

Ocurre además, en el caso de los gatos, que son animales que por su particular metabolismo son propensos a problemas de las vías urinarias. Su orina está mucho más concentrada que en el caso de los perros y es más frecuente la aparición de procesos debido a la formación de cristales y cálculos, algo que se ayuda a controlar mediante una buena alimentación.

Hasta hace relativamente poco tiempo se aconsejaba alimentar a los gatos con alimento seco formulado para gatos. A día de hoy se aconseja que la alimentación se combine entre seca y húmeda ( patés, trocitos, mouse) ya que con la dieta húmeda toman agua y favorece la dilución de la orina, lo que ayuda a controlar la formación de cristales y cálculos.

Al igual que hay diferencias en los requerimientos alimenticios según la etapa del desarrollo, también van a variar dependiendo de las condiciones de vida y estado sanitario. Aquí no pasa como en el caso de los perros y no existen grandes variaciones entre las distintas razas en relación al tamaño que alcanza un gato adulto.

En relación a las condiciones de vida, y ahora nos referimos al caso de los animales adultos, no es igual  un gato esterilizado que  viva en un piso,  que un gato entero,  que tiene acceso al exterior y realiza ejercicio jugando, cazando o intentando cazar.

Por último, también debemos tener en cuenta ciertos estados de los animales en los que sus necesidades van a ser especiales. En condiciones como son la gestación y el parto, recuperaciones tras cirugías de algún tipo, enfermedades digestivas, enfermedades endocrinas, enfermedades cardiacas, renales o hepáticas, enfermedades del aparato locomotor, etc. nuestros gatos van a tener unos requerimientos nutricionales especiales y que hay que tener muy en cuenta para el control de esos estados o de esas enfermedades.

A día de hoy los alimentos están formulados para cubrir los requerimientos de cada una de esas etapas o estados especiales en los que se encuentren nuestros gatos, algo que es bastante más complicado conseguir cuando les damos una dieta casera.

Con las dietas caseras se presentan ciertos problemas. Por un lado tenemos que no suelen estar bien equilibradas, lo que da lugar a que, sin darnos cuenta, estemos aportando más calorías de lo necesario; estemos dando más sal de lo que se precisa; haya un desequilibrio de la relación Calcio/fósforo; etc.

Por supuesto que los animales, en la naturaleza, se han alimentado por sí solos, y muchos propietarios creen que es por esto por lo que les deben aportar carne, y mejor cruda, para que estén bien alimentados. El hombre también se alimentaba de lo que cazaba y de los frutos que recogía pero todos estamos de acuerdo de que la alimentación ha ido mejorando a lo largo de nuestra historia y que, a día de hoy, es uno de los pilares básicos de nuestra salud.

El hecho de que la alimentación formulada para gatos se haga en fábricas no significa que se utilicen productos de mala calidad ni desechos ni basura para su elaboración. Se trata de productos muy bien elaborados, equilibrados y con plenas garantías sanitarias.

Cada uno puede elegir cómo alimentar a sus animales, pero creo que es mejor para ellos y también para sus dueños el ofrecerles los alimentos preparados, tanto en seco como en húmedo. Sí que es importante controlar las cantidades para evitar problemas como, por ejemplo, la obesidad y buscar el que parece que les guste más.

Si se va a dar alimento casero debemos intentar que sea lo más equilibrado posible, incluyendo proteínas, grasas y carbohidratos en las cantidades adecuadas y además complementarlo con las vitaminas y minerales precisos. Como eso es bastante complicado es por lo que recomendamos las dietas formuladas para gatos.

Al principio decía que hay mitos que ya se toman como certezas y entre ellos está el de que los gatos deben comer pescado. En la clínica nos comentan muchos dueños que no entienden cómo sus gatos no quieren pescado y se preocupan por ello. Habrá gatos que coman pescado y otros que no. Los gatos no son animales pescadores y, además, muchos de ellos no habrán visto un pescado en su vida. El pescado es un alimento muy bueno, tanto para nuestros animales como para nosotros y aporta proteína y grasa de calidad. Pero esto no quiere decir que tengamos que alimentar a nuestros gatos con latas de atún (algo mucho más habitual de lo que la gente se imagina). Los alimentos formulados para gatos cubren mejor sus necesidades que cualquier cosa que les podamos ofrecer y, además, evitaremos muchas patologías que aparecen debido a una mala alimentación.

Si somos de los que nos fijamos en las etiquetas de lo que compramos podemos ver que que no hay mucha diferencia en los porcentajes de los nutrientes más importantes tales como las proteínas, grasas e hidratos de carbono entre unas dietas y otras. La diferencia va a radicar en su calidad biológica. Cuanto mejor sea esa calidad mejores serán esos componentes y mejor podrán ser utilizados por nuestros gatos. Así, cuanto mejor se digieran y absorban los nutrientes, menos residuo se produce con lo que las heces de nuestros gatos serán más consistentes y con menor volumen.

En relación a los componentes tales como los minerales y vitaminas, además de otros aportes específicos, debe ser nuestro veterinario el que nos explique si están en las cantidades adecuadas pues eso ya es algo más complejo de conocer por los cuidadores de gatos.

La esperanza de vida media de los seres humanos ha aumentado considerablemente en el último siglo, e igual está pasando con la de nuestros gatos. En gran medida eso se debe a la buena alimentación y por ello debemos prestarle mucha atención. El cuidado de nuestros animales no consiste solo en vacunarlos, desparasitarlos o poner tratamiento cuando enfermen sino que debemos evitar que enfermen, y ahí es fundamental una buena alimentación.

Por último, es muy importante dar a nuestros gatos la mejor alimentación, pero siempre debemos ajustarnos a unos parámetros calidad/precio. Es importante alimentarlos bien siempre dentro de las posibilidades de cada uno. Lo que sí debemos evitar, si es posible, es darles alimentación casera no preparada para ellos, premios no adecuados para ellos y cualquier cosa que haga que no estén bien alimentados o que aparezcan procesos gastroentéricos o favorezcan el desarrollo de sobrepeso y obesidad.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

 

 

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario