Colirios en perros.

Colirios en perros.

Colirios en perros.

Colirios en perros. Las enfermedades oculares son muy frecuentes en nuestros perros y para tratarlas se utilizan, entre otros medicamentos, los colirios.

Colirios en perros. Las afecciones de los ojos en nuestros perros son causa frecuente de visita a la clínica y de preguntas acerca de su tratamiento.

En los perros hay muchas enfermedades que pueden afectar a los ojos. Cuando un propietario de perros ve que su perro tiene afectado algún ojo debido a que lo ve enrojecido, lloroso o con legañas, lo primero que nos pide es es que le mandemos colirio para curarlo.

Un colirio no es un medicamento sino que es la forma de presentación de determinados medicamentos para poder aplicarlos en los ojos.

Afecciones de los ojos hay muchas y pueden afectarlos tanto en su zona externa como interna. Así podemos encontrarnos con afecciones de los párpados (se conocen por blefaritis), que pueden tener un origen traumático, infeccioso, neoplásico, autoinmune, alérgico, parasitario, etc.

También hay afecciones de la córnea tales como lesiones por traumatismos, ulceraciones, procesos infecciosos ( tanto bacterianos, fúngicos o víricos); también puede haber enfermedades inmunomediadas, etc.

Dentro del globo ocular nos podemos encontrar con procesos infecciosos, inmunomediados, inflamatorios, neoplásicos, afecciones del cristalino, de la retina, etc.

Como vemos hay multitud de procesos patológicos que afectan a los ojos de los perros y, por lo tanto, la forma de tratarlos también va a ser muy variada.

Cuando nos piden un colirio para curar un ojo siempre decimos que un colirio no es un medicamento sino un tipo de medicamento. Hay colirios antibióticos, antiinflamatorios (esteroideos y no esteroideos), antivirales, ciclopléjicos, antihipertensivos, etc. Cada uno va a ir destinado para tratar una enfermedad en concreto y, en ocasiones, hay que utilizar varios de ellos.

Las enfermedades de los ojos pueden ser muy serias y poner rápidamente en peligro la capacidad visual del ojo afectado. Por eso no vale con decir que se quiere un colirio sino que hay que diagnosticar, y cuanto antes mejor, la enfermedad que padece el perro para poder instaurar el tratamiento más oportuno. En el caso de los colirios hay muchas contraindicaciones en su uso y por eso no se puede elegir el que más nos guste porque sí sino que tiene que ser el adecuado para caso.

Espero que la explicación haya sido clara y que os sirva para no descuidaros cuando vuestro perro presente algún problema ovular. NUNCA utliicéis el colirio “que tenemos en casa para nosotros” ni “el colirio que me ha recomendado un amigo” ya que estáis poniendo en peligro la visión de vuestro perro.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Sin comentarios aún.

Deja un comentario